Estas aqui
Home > Reseña > El amor no es un juego (Sword Art Online)

El amor no es un juego (Sword Art Online)

 

 

AVISO IMPORTANTE: Contiene Spoilers

 

 

Aunque la serie  toca varios temas como los videojuegos, la individualidad, la amistad, las limitaciones del juego y demás; me centraré en el tema del amor, primero, porque no he escrito antes sobre ese tema, y segundo, porque hay muchas ideas acordes al tema que quisiera desarrollar.

 

Por ejemplo, cuando Asuna toca el tema del matrimonio dentro de SAO, me pareció interesante que dijera: “Cuando un jugador recibe un objeto raro o ítem dentro del videojuego, éste le pertenece a ese jugador e incluso puede esconderlo, pero cuando te casas dentro del juego, el almacenamiento de ítems es compartido y ya no es posible ocultar nada.”

En ese mismo sentido, Jesús, dijo: Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. (Mateo 19:6 NVI) es decir, en una relación todo se comparte sin mentiras, ni dudas, ni secretos.

    

Más adelante, Asuna hace ésta pregunta: ¿Si te casas y notas un lado de tu pareja que no conocías, que pensarías?

A lo que Kirito responde:

Pensaría que tengo suerte… ya sabes, si te casas con alguien, significa que te gustan todos los aspectos que le has visto. Así que, si una nueva faceta aparece ¿Te enamorarías de nuevo?

¿Está mal?
Luego Asuna cambia el tema.

 

Pero ¡Wow! Me dejó sin palabras la respuesta de Kirito, fue muy profunda y adorable, en cierta medida, pero a la vez me recuerda estas palabras: “El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo.” (1 Corintios 13:7 TLA)

Y eso me lleva a cuestionar si ¿Realmente cada vez que descubramos una faceta diferente de la pareja, seremos capaces de aceptarla y amarla? ¿Nos tomará por sorpresa? ¿Podría desanimarnos?

Además, me sorprendió la respuesta de Kirito, por su forma de ver el amor, ya que, desde el principio, él no se ve como alguien sociable y amoroso, sino más bien como un personaje un tanto arrogante, egoísta y solitario, dentro y fuera del juego.

Por otra parte, vemos a Asuna, quien admite que al principio estar tanto tiempo dentro de SAO era algo trágico, al pensar que su vida real estaba muriendo, pero eso no la deprimió, sino que la impulsó  a luchar cada día más para lograr salir y también salvar  a muchos otros que desean salir, y  con los que durante el tiempo del juego, se han construido algunos lazos de amistad.

Y gracias a la oportunidad de conocer a Kirito, la perspectiva de Asuna dentro de SAO cambió y la hizo apreciar un poco más la vida, incluso, a pesar de estar atrapada en el juego, sabe agradecer las circunstancias difíciles y ver con qué propósito se han dado, es decir, para aprendizaje, experiencia, gratitud, confianza, fe, etc.

 

Más tarde, vemos que Kirito ya no es el chico egoísta y solitario del principio, ahora tiene una razón de  vivir, un motivo mayor para querer terminar el juego, algo que proteger y apreciar, y su determinación se ha convertido en una inspiración para muchos otros que habían perdido la esperanza de hallar libertad.

Al terminar la serie, pensé que es demasiado increíble y hermoso, ver aquí tantos perfiles del amor, es decir, un amor sacrificial, agradecido, entregado, confiado, paciente, motivador, fiel y sincero.
Pienso que así sería una verdadera relación conforme al corazón de Dios…
No siendo egoístas, sino dando todo por el otro, ofreciendo además perdón, perseverancia y fuerza para enfrentar las circunstancias de manera individual o trabajando juntos. Incluso, hay una hermosa muestra del respeto hacia el ser amado en el sentido físico y mental (como evitar lo de “adulterar con otro en el corazón” –o en el mundo virtual.-

 

Además, ver a los personajes enfrentar la impotencia y frustración  ante las circunstancias inesperadas y luego ver cómo, en cierta forma, la fuerza del amor es la que les impulsa a lograr algo más allá de sus fuerzas físicas, fue bastante impresionante.

Al final de todo esto, solo pienso en que lo más importante es comprender el Amor, como algo fundamental para ambas partes, y poner en práctica lo que implica la decisión de amar de acuerdo a los principios divinos:

“El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable. El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie. No es orgulloso. No es grosero, ni egoísta. No se enoja por cualquier cosa. No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. (…) El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo. Sólo el amor vive para siempre.”

¿Lo comprendes?

 ¿Estás dispuesto a poner en práctica lo que significa amar a alguien de verdad, más allá de sus virtudes y defectos?

 

Piénsalo con calma. Toma el tiempo necesario para meditarlo.
Recuerda que el Amor no es un juego.

 

 

¡Bendiciones!

Shino-Writer
Escritora de Reflexiones Espirituales, basadas en series de anime vistos desde una perspectiva diferente, enfocándose en algún aspecto de la serie o sus personajes. Invitando al lector a examinar su propia personalidad, y hallar en comparación con el personaje, una postura, a favor o en contra de él que lo motive a la toma de decisiones, con relación al punto mencionado. (Bien sea para desafiarse, para mantener o imitar algún aspecto del carácter del personaje... o incluso, si lo desea, mejorar algo en sí mismo.) ( n _ n)
https://www.facebook.com/ShinoBungou/

Deja un comentario

Top