Estas aqui
Home > Cultura > Evangelismo y Subculturas juveniles parte 2

Evangelismo y Subculturas juveniles parte 2

Necesitamos una logística para desarrollar un evangelismo que haga que la Iglesia sea la genética
de las culturas de la ciudad.

PLAN ESTRATÉGICO PARA LA UNIDAD

Necesitamos una logística para desarrollar un evangelismo que haga que la Iglesia sea la genética
de las culturas de la ciudad. Actualmente en Latinoamérica existen diver
sos esfuerzos de

evangelismos masivos pero extemporáneos. Por eso necesitamos articular estos esfuerzos con
nuevos proyectos colectivos, más pequeños pero constantes, que puedan desarrollar la tarea del
evangelismo en conjunto con la del discipulado. Comenzando desde proyectos de evangelismo
urbano, estos se pueden transformar progresivamente en iglesias urbanas, proyectos de
evangelismo con una visión transcultural.


La unidad es una condición necesaria y fundamental para cualquier planteamiento evangelístico
(Juan 17). Para levantar proyectos micros y constantes, que busquen la unidad en el cuerpo de
Cristo y duren a largo plazo, necesitamos una estrategia que no construya “para el otro”, sino lo
haga “desde el otro” (Freire, 1974). Si para levantar colectivos de evangelismo urbano entregamos
un proyecto armado en manos de otro, tendremos pocas expectativas de que el proyecto funcione
plenamente por falta de 
apropiación del mismo. Sin embargo, si los construimos desde los otros,

el sentido de pertenencia al proyecto aumenta, dando enormes posibilidades de la permanencia
del proyecto social. Además, permite que este proyecto sea más pertinente para su contexto
sociocultural.
Esta metodología de trabajo implica una transformación social que se desarrolla uno a uno,
mediante la articulación en redes coordinadas por organizaciones no denominacionales. No es un
plan de evangelismo masivo. Jesús no pensó su plan de evangelismo mundial como un plan masivo
en su comienzo, al contrario, comenzó a trabajar en colectivo. Esta es la estrategia, necesitamos
esfuerzos a pequeña escala pero constantes en el tiempo que permitan formar integralmente a
gentes que puedan a su vez ser y formar a otros para ser misi
oneros urbanos en la ciudad.

En Pro de la unidad, es deseable que estos grupos de evangelismo urbano se construyan con personas de distintas iglesias y denominaciones. Una estrategia efectiva para lograr esto es mediante proyectos impulsados por organizaciones no denominacionales. Al no existir un sentido de pertenencia, todos son abiertamente invitados a participar en proyectos comunes de evangelización.
¿Cómo articular este trabajo? Una estrategia es a través de la creación de redes de grupos de evangelismo urbano. Una red es una organización horizontal que busca el diálogo, crecimiento y difusión de ideas entre sus miembros. Permite un trabajo colaborativo al mismo tiempo de mantener la autonomía de los grupos participantes. A través de éstas los esfuerzos de
evangelismo urbano se verán potenciados, podrán aprender unos de las experiencias de otros, lograr cooperación y mayor visibilidad en las ciudades. Al no concentrar el poder y la visibilidad en un grupo o individuo, logra la adherencia de muchos a ella. Sobre diversas metodologías sobre esto consultar (Adamovsky, 2006) Estas redes pueden impulsar la creación de nuevos grupos de 
evangelismo urbano en la ciudad.  

SÍNTESIS Y CONCLUSIÓN

 
En el presente escrito nos hemos referido a que la ciudad es multicultural, en ella coexisten diferentes culturas. Por esto necesitamos como plan evangelístico una mentalidad misionera para la ciudad. Para que el evangelio impregne las culturas de la ciudad necesitamos sacar la Iglesia a la calle, a través de diversos proyectos de evangelismo urbano e iglesias urbanas que permitan el evangelismo y el discipulado. Para esto es necesario que como Iglesia capacitemos y enviemos
misioneros urbanos a la ciudad. Estos proyectos servirán como puentes entre las iglesias locales y
las culturas de la ciudad.

La UNIDAD debe ser el pilar fundamental de cualquier esfuerzo de evangelización. Para esto una estrategia es crear organizaciones en redes no denominacionales que permitan articular el trabajo de evangelismo entre diferentes iglesias de diferentes denominaciones. Es vital la vinculación de estos proyectos de evangelismo urbano con las iglesias locales, ya que éstas proveen dirección, sabiduría y cobertura, lo cual es necesario para que estos proyectos de evangelismo transcultural
puedan sobrevivir en un mundo lleno de pecado. Si estos proyectos viven desvinculados de las Iglesias locales, se corre el riesgo que estos se debiliten y afecten la unidad en el Cuerpo de Cristo.  Es imperativo trabajar en unidad.

 

Oswaldo Pinto
Director CEO de AkariRadio, Fan del anime, Licenciado en Ciencias de la Educación en Historia, fan del buen rock y por supuesto Cristiano por la gracia de Dios

Deja un comentario

Top