“Shiki Oriori”, La nostalgia toma muchas formas.

¡Comparte este articulo con tus amigos!

No hay prueba más poderosa de que hemos vivido que los recuerdos. Sean buenos o malos momentos, siempre asaltan nuestra mente en los instantes más inoportunos. Aunque esto no podría ser posible sin la inclusión de un detonante que se traduciría en un aroma, una fotografía, una melodía… No hay límites a la hora de materializar un fragmento de nuestra niñez o adolescencia, de rememorar cierta persona querida o de volver a sentir esa sensación tan pura del primer amor. Reminiscencias influenciadas por los sentimientos que estemos experimentando en el momento. La cinta de esta semana es un film tríptico que narra historias diferentes entre sí pero que comparten esa misma premisa.

—————————————-

Hidamari No Choshoku (Fideos de arroz)

El primer corto inicia con una secuencia muy bien detallada de la preparación del plato favorito del protagonista: Un bol de sopa de fideos  Xin Jian (hasta nos podría hacer acordar a como el estudio Ghibli retrata la comida en todos sus largometrajes). La voz del muchacho menciona con un tono apagado pero apasionado como esa mezcla de sabores y aromas que se funden en el plato lo transportan a una niñez y adolescencia repleta de momentos entrañables (como las mañanas con su abuela) como así también ciertas decepciones (un fallido primer amor). Bajo el punto de vista del prota, recorremos unos casi 20 minutos su postura frente a las perdidas y sobre los rotundos cambios que la vida tiene preparada. Una mirada solitaria y deprimente, pero con un condimento inspirador.

Chissana Fashion Show (Un pequeño desfile de modas)

El segundo relato que nos ofrece esta cinta nos lleva por un camino totalmente diferente, puesto que el contexto del mismo transcurre en un entorno bastante complicado de transitar cuyas reglas de juego lleva a más de una muchacha dejarse llevar por el “que dirán” y esforzarse a tal punto de dañar su integridad física. Algo que le pasa a una protagonista que creía haber superado ciertas cosas. Su cable a tierra es un recuerdo compartido junto con su hermana, una aliada incondicional desde que sufrieron una perdida. Un libreto que sabe lo que quiere transmitir pero que no cuenta con el tiempo suficiente para desarrollarlo, lo que convierte a este cortometraje con mucho potencial en la sombra de lo que pudo haber sido; Además que su conclusión resulta demasiado optimista. No es algo que moleste demasiado… a no ser que seas como yo que no cree en finales felices… ah re amargado era el tipo.

Shangai Koi (Amor en Shangai)

La tercera historia que cierra el círculo nos remonta a otros tiempos. Tiempos más sencillos en lo que respecta a comunicación y contacto humano. Una pareja que nunca logro llegar a exteriorizar los sentimientos que tenían entre sí por una falta de sincronía en sus acciones y ambiciones. Unas cintas de casette traerán al protagonista ciertas frases que debió escuchar mucho tiempo atrás. Palabras que, casi sin querer, ignoro completamente por estar enfocado en otras cosas. En esta narración, no solo nos exhibe detalladamente los pensamientos más profundos de los protagonistas, sino que también pone en tela de juicio lo perjudicial que resulta el paso del tiempo, es decir, como todo cambia y se transforma alrededor… sin darnos cuenta de ello.

—————————————–

Hablando desde un plano técnico, la película cumple perfectamente. El trabajo de escenarios e iluminación nos transportan al sitio en cuestión y resulta muy agradable a la vista. La banda sonora acompaña de manera eficiente los fotogramas y ayudan a transmitir los emociones que desprenden los monólogos internos de los protagónicos principales de cada historia.

Concluyendo, “Shiki Oriori” o “Sabores de juventud” resulta una experiencia delicada e interesante que podría no ser recomendable para personas que frecuentan estar tristes. Si bien, el guion se esfuerza en mantener un tono de esperanza (a veces algo forzado), en su conjunto es una película deprimente por lo que intenta hacer con el espectador. Cerrar los ojos y mirar dentro de nosotros, dejar ir el pasado sin olvidar lo que nos caracteriza como persona. Mantener nuestra esencia personal. Es un proceso doloroso, pero necesario para enfrentar el futuro con nuestra mejor cara. El tiempo no perdona a nadie y sigue caminando sin importar lo que deja atrás.


¡Comparte este articulo con tus amigos!
Leer más