IV: Redimida (BSD 6 PERSONAJES)

¡Comparte este articulo con tus amigos!
  • 7
    Shares

Kyouka: De acuerdo a sus allegados ella solo podrá vivir como hasta ahora, y debido a esas palabras, vive aterrada de hacer siempre lo malo, llena de miedo a hacer el bien, ya que, es un mundo desconocido para ella. Vive creyendo que una persona que ha sido asesina a sueldo como ella, jamás podrá redimirse, ni hacer lo bueno, que ha nacido solamente para ‘vivir en la oscuridad’, temerosa de conocer la luz y la esperanza. En cierta forma, empezando a aceptar esa situación.

Pero más adelante, ella misma dirá: “Vi un mundo brillante. No puedo volver atrás, en dónde nada de eso existía”.

De alguna forma, se da cuenta que los callejones oscuros donde antes solía estar, ya no son agradables, y siente que ya no pertenece a ese lugar, ahora tiene un nuevo hogar, un lugar al cual pertenecer.

Muchas veces le han dicho que no está hecha para ayudar a las personas.
Pero, aunque muchos la condenan a estar eternamente atada al dolor y la oscuridad, llegará Ese ‘Salvador’ que transformará su vida definitivamente y para siempre.
En este caso, es Dazai quien le dará una nueva oportunidad para redimirse y hallar el propósito de su existencia  y cambiado por completo su vida, sin importar cuantas veces ha sido condenada o menospreciada por el resto del mundo.


Una referencia a esta cita: El Señor prefirió lo que el mundo cree que no es importante, lo que desprecia y lo que no significa nada. Prefirió todo eso para destruir lo que el mundo cree que es importante. 1Cor 1:28)

Dazai se encargará de aprovechar una situación extrema para ponerla a prueba y revelar lo que hay en su corazón, demostrándole que no ha nacido para el mal sino para el bien de muchos otros.

“Hasta ahora, nunca tuve un mísero rayo de esperanza. Pero hoy comprendí todo. Que tengo opciones. Si me sacrifico, podré salvar a otros (…) y no me arrepentiré de nada.

Creo que muchas veces tendremos que pasar por situaciones extremas para descubrir  los talentos que tenemos y el potencial que hay en nosotros, si es que aún no lo hemos descubierto, porque nos empeñamos más en encontrarnos defectos y menospreciarnos, en vez de buscar virtudes y fortalecernos en ellas.

Está bien fallar a veces, pero no  hay necesidad de seguir en el suelo o sentir autocompasión por siempre.
Si te dan una segunda oportunidad… ¿Por qué no tratar de hallar una motivación mayor para tu existencia?

¡Bendiciones! ^^

Shino


¡Comparte este articulo con tus amigos!
  • 7
    Shares

Shino-Writer

Escritora de Reflexiones Espirituales, basadas en series de anime vistos desde una perspectiva diferente, enfocándose en algún aspecto de la serie o sus personajes. https://www.facebook.com/ShinoBungou/