Estas aquí
Home > Reseña > Olvidando y Recordando ( Isshukan Friends )

Olvidando y Recordando ( Isshukan Friends )

 

Isshukan Friends cuenta la vida de Kaori Fujimiya y de como ella se relaciona a diario con sus compañeros de clase, de una forma impersonal y distante. Aun siendo buena en matemáticas, y una buena estudiante en general, parece tener un comportamiento un tanto extraño y solitario. Pero las cosas cambian un poco cuando otro estudiante llamado Yuki Hase empieza a interactuar con ella con frecuencia, situación ante la cual Kaori se mantiene serena, pero poco a poco se involucra más. Solo que hay un inconveniente, Kaori tiene un problema de memoria,  debido al cual, olvida a las personas que se relacionan con ella como amigos.
Frente a ésta situación, Kaori trata de huir de su problema, evitando hacer amigos cercanos. Y por el contrario, Hase desea convertirse en su amigo y que ella pueda recordarlo alguna vez.

 

Al ver la situación en que se encuentra Kaori, empecé a pensar que muchas veces por causa de malos recuerdos momentos impactantes, o queriendo olvidar personas que tal vez nos causaron tristeza, dolor, decepciones, bullying, etc., algunos como Yamagishi (y también en mi caso) usan su mente como un filtro para evitar recordar cosas negativas o tristes, y enfocarse solamente en almacenar recuerdos positivos, y alegres de forma voluntaria y a veces forzada, pero el problema es que como dicen por ahí: “la mente no entiende de bromas” por ejemplo, cuando te dices a ti mismo “que tonto soy” o “soy un inútil” aun en broma, tu mente recibe eso como una sentencia y te puede llevar a considerar eso como una realidad.

Del mismo modo, en el caso de vivir seleccionando lo que queremos recordar y lo que no, no siempre termina bien. En algún momento, empezamos a olvidar cosas triviales que fueron buenas y también cosas importantes y personas que no merecían ser olvidadas. Y al final la situación se torna un poco triste. (u_u)

Por eso, ahora quiero compartir contigo cinco cosas importantes sobre lo que Dios  cree que debemos recordar y olvidar:

  1. No podemos permitirnos olvidar cosas valiosas, al contrario, Dios nos invita a recordar las cosas maravillosas que ha hecho en nuestras vidas: “Recuerden las cosas que hice en el pasado. ¡Pues solo yo soy Dios! Yo soy Dios, y no hay otro como yo. (Isaías 46:9 NTV) y “Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.” (Salmos 103:1 LBLA) Siendo hechos a imagen de Dios, así como él recuerda las cosas buenas de su iglesia, también desea que recordemos sus virtudes y las grandes bondades de su carácter.

    2. El Señor no solo quiere que recordemos cosas buenas, también quiere que recuerdes algunas situaciones difíciles, que ayudaron a que algún aspecto de nuestro carácter madurara:
    “Recuerden todas las dificultades y los sufrimientos por los que ustedes pasaron al principio, cuando aceptaron la buena noticia. A pesar de eso, nunca dejaron de confiar.” (Hebreos 10:32 TLA)

    3. Él nos anima a seguir avanzando, a pesar de la lucha interna, diciendo: “Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:13-14 NVI)

Es verdad que a diario luchamos con nuestra  naturaleza humana y hay casos en que incluso volvemos a pecar en aspectos que pensábamos que ya estaban superados, y eso nos crea culpa y creemos que ya no podemos acercarnos nuevamente a Dios, pero ese es un error, el Señor nos espera con los brazos abiertos al ver un corazón sinceramente arrepentido.

 

  1. No cargues peso innecesario en tu mente y corazón: “Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” (Hebreos 12:1) No importan las cosas que hicimos en el pasado, Dios nos ofrece su perdón, y nos pide que además de despojarnos del pecado, también soltemos los malos recuerdos y la culpa que hemos llevado en el corazón por tanto tiempo, y que ha cegado la mente y el alma ante las promesas de Dios.

  2. Recuerda la Palabra de Dios y olvida los pensamientos negativos sobre ti mismo: Todos en algún momento nos hemos visto con menosprecio, como incapaces, pobres, feos o cualquier otro aspecto negativo, y así, como un pesado ladrillo, cada vez que nos repetimos esas palabras vamos poniendo ladrillo sobre ladrillo formando una fortaleza en nuestra mente, y ante eso Dios nos recuerda: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas de parte de Dios para la destrucción de fortalezas(2 Corintios 10:4) recuerda que Dios te ha dado una identidad nueva, descúbrela leyendo la Biblia y créela.

¡Conéctate con nosotros!
Shino-Writer
Escritora de Reflexiones Espirituales, basadas en series de anime vistos desde una perspectiva diferente, enfocándose en algún aspecto de la serie o sus personajes. Invitando al lector a examinar su propia personalidad, y hallar en comparación con el personaje, una postura, a favor o en contra de él que lo motive a la toma de decisiones, con relación al punto mencionado. (Bien sea para desafiarse, para mantener o imitar algún aspecto del carácter del personaje... o incluso, si lo desea, mejorar algo en sí mismo.) ( n _ n)
https://www.facebook.com/ShinoBungou/
Top