El pastor D.J. Soto ha abierto una iglesia virtual usando VRChat para llevar sus enseñanzas a quienes tienen problemas para asistir a los servicios.

Muchas tecnologías que de inicio fueron estrenadas en los videojuegos están cambiando la humanidad para bien, pues están ayudando a acercar a las personas unas con otras e incluso a eliminar los prejuicios; ya que cuando entramos a una comunidad virtual, éstos prácticamente quedan descartados de inicio al no mostrar señal alguna de nuestra existencia real. Esto ha sido identificado por un pastor, cuya iglesia no se encuentra en ningún lugar físico y da acogida a todo aquel que busque esperanza en el cristianismo.

D.J. Soto es el responsable de esta iglesia que él mismo ha fundado utilizando VRChat. A la misma pueden acceder cualquier tipo de persona con cualquier avatar sin importar lo raro o ridículos que sean sus gustos; una gran muestra de esto ha estado dando vueltas en Internet, en que una waifu estilo anime asistió a un servicio del pastor Soto y fue bautizada ante miles de viewers en YouTube.